Manhattan intenta reducir acusaciones ligadas al consumo y distribución marihuana

Manhattan intenta reducir acusaciones ligadas al consumo y distribución marihuana
La fiscalía de Manhattan anunció el martes que no procesarán casos de consumo o posesión de marihuana a partir del 1 de agosto de este año, aunque advirtió que quienes incurran en dichas prácticas aún arriesgan el pago de multas.

El fiscal del estado, Cyrus Vance, informó que mediante la nueva política se espera que los procesos contra las personas que consuman o posean marihuana fuera de lo permitido por la ley se reduzcan de unos 5.000 a unos 200 por año, una caída estimada del 96 %.

“La doble misión de la fiscalía de Manhattan es un Nueva York más seguro y un sistema judicial más igualitario” indicó Vance mediante un comunicado. “El continuo arresto de neoyorquinos negros y de color por fumar marihuana no sirve a ninguna de estas metas” agregó.

Leer más Utah: Investigan colisión de vehículo Tesla semiautónomo

En lugar de las acusaciones judiciales, los acusados recibirán citaciones para presentarse ante la corte con el propósito de cancelar la multa correspondiente, al igual que el sistema aplicado desde hace cuatro años en Brooklyn, el cual según señaló el fiscal de ese distrito, Eric González ha funcionado con éxito.

La decisión forma parte de un esfuerzo del alcalde Bill de Blasio conjunto a la policía de Nueva York de cambiar la manera en que las autoridades lidian con los pequeños delitos ligados a la marihuana. En Nueva York no se considera un crimen poseer hasta 25 gramos de marihuana, aunque sí se aplica una multa de 100 dólares la primera vez, y de 200 la segunda.

La decisión de la fiscalía para este procedimiento, se apoya una investigación de seis meses que determinó que personas negras e hispanas son arrestadas por delitos ligados a la marihuana a un ritmo mucho mayor que las blancas.

Esos arrestos pueden afectar el estatus migratorio de los detenidos, su continuación en el sistema educativo, su búsqueda de empleo o su involucramiento en la comunidad, y tienen un enorme costo para el sistema judicial, sin un propósito punitivo o de rehabilitación.

Información de AFP

Share this post